El ingeniero que se involucre con el manejo de los fluidos deberá conocer sus propiedades físicas y mecánicas, comprender su comportamiento y las leyes que los rigen para proponer y diseñar soluciones a problemas prácticos que se relacionen con los mismos.